Publicidad:

NOTICIA

La soberbia actuación de Berni no termina por dar la victoria a Pimientos Syngenta (65-68)

Los ejidenses recibieron a El Toyo Basket, liderado por Cristian Ramón, quien hizo un gra partido

El pasado domingo, 20 de diciembre, tuvo lugar en el Pabellón Municipal de El Ejido la séptima jornada de 1ª Nacional Masculina, que enfrentó a Pimientos Syngenta contra El Toyo Basket, segundos y cuartos clasificados respectivamente.


El Toyo Basket demostró durante todo el encuentro que dispone de una amplia plantilla, con muchos recursos que suplen la falta de un jugador alto de referencia en la zona. Sus depurados sistemas de juego, sobre todo en defensa, pusieron en aprietos a los de Daniel Sampedro y Carlos Peña, que desarrollaron un partido de muy pocos puntos, fruto de la dureza defensiva y el gran conocimiento que ambos equipos tenían de sus rivales.


En los primeros compases del partido, los jugadores de los dos conjuntos fueron bastante erráticos, ya que hacer mover el casillero de los puntos costaba sudor y lágrimas. Sin embargo, hacia la segunda mitad del primer cuarto, la mano de algunos jugadores se soltó un poco más, y cerraron el primer periodo 16-12 a favor de los ejidenses.


Al inicio del segundo periodo, Bravezo, Yélamos, Berni y Andrés aprovecharon sus oportunidades para anotar, y consiguieron una dinámica de juego muy buena, llegando incluso a conseguir una ventaja de 9 puntos, con un Berni que se veía muy cómodo en la pista, repartiendo juego, pasando de la defensa al ataque a una gran velocidad, aprovechando su altura respecto a los bases del equipo rival y mostrando una sabiduría de juego sorprendente para su edad. Sin embargo, esto solo sería un aperitivo de la verdadera clase magistral que iba a dar el base ejidense en la segunda mitad del partido. Al cabo de los primeros 20 minutos de encuentro, ambas plantillas se fueron a los vestuarios, y el marcador a favor de Pimientos Syngenta por seis puntos (32-26). Lo cierto es que la ventaja numéricamente no parecía determinante, pero el nivel de juego que estaba ofreciendo el equipo local daba muy buenas sensaciones.


El tercer cuarto, en muchas ocasiones crucial en encuentro igualados, no fue más que un intercambio de puntos que puso el tanteador empate 47-47. Durante estos diez minutos hubo faltas duras, arrojo e intensidad, parecía que una guerra se estaba librando en una cancha de baloncesto, y el ganador sería el que aguantara todos los golpes. José Andrés Falcón, alero de Pimientos Syngenta, hizo vibrar a los pocos espectadores del encuentro, dejándose la piel. No le importó plantarse delante de jugadores con muchos más kilos que él para conseguir faltas en ataque, ni tirarse al suelo con todo para conseguir una recuperación de balón, una exhibición de sacrificio en toda regla. De este modo, ambos bandos llegarían al último asalto con todo por decidir, ninguna diferencia en el marcador, y unas ganas de llevarse el duelo tremendas.


En los últimos diez minutos de partido, apareció un héroe en cada bando. En la plantilla ejidense, Berni Giménez desarrolló un baloncesto de otra liga. El joven jugador parecía acertar en todas sus decisiones dentro de la cancha, tanto en defensa como en ataque, de hecho, acabó el partido con 26 puntos y 6 rebotes, desprendiendo una seguridad tremenda. Por parte del equipo de la capital, Cristian Ramón se convirtió en el titán a batir. Los ejidenses emplearon duras defensas contra él, pero su calidad, combinada con su poderío físico y espíritu de competición, se impusieron por encima de todo. El alero de El Toyo Basket demostró que es una de las joyas de esta liga, anotando 23 puntos, a pesar del duro marcaje que estaba recibiendo. En la recta final del duelo, el equipo visitante estuvo más fino en sus decisiones, y consiguieron llevarse el encuentro por tres puntos, 65-68.


Por parte de Pimientos Syngenta, también hay que reconocer el papel que desarrolló el pívot, Teo Petrov, quien no tuvo su día en la faceta anotadora (10 puntos), pero capturó 17 rebotes, casi la mitad de todo su equipo. El búlgaro seguramente sea el mejor jugador de la liga en esta faceta, el rebote, ya que lleva una media de 15 rebotes por partido, una auténtica barbaridad.


Este partido ha sido el último antes de las vacaciones de navidad. Los ejidenses han conseguido un meritorio balance de 5 victorias y 2 derrotas, demostrando que no tienen nada que ver con el equipo del año pasado, ofreciendo sensaciones de equipo muy buenas. Se espera una segunda vuelta trepidante, donde los de Sampedro y Peña intentarán quedar en el pódium de la liga.


Carlos Gutiérrez Gutiérrez.